Artículo “Introducción al estudio de Nehemías 1:1-11”

Muchos siglos antes del tiempo de Nehemías, al poner en marcha su gran plan de salvación, Dios había prometido al patriarca Abraham que la tierra de Canaán pertenecería a su descendencia (Gn. 12:1-7). Abraham nunca fue más que un peregrino en aquella tierra. Su nieto Jacob, con toda su familia, se trasladó a Egipto, donde aquel pequeño grupo de personas se convirtió en una gran nación durante un período de unos cuatrocientos años (Ex. 1:1-7; Hch. 7:2-6). Después del éxodo, el largo peregrinaje por el desierto, y los milagros y victorias que Dios obró a favor de su pueblo en aquel tiempo, Israel por fin entró en la Tierra Prometida bajo el liderazgo de Josué y se estableció allí. ¡Dios había cumplido su promesa! Sin embargo, después de siglos de infidelidad e idolatría, inmoralidad e injusticia por parte de Israel, Dios quiso juzgar a su pueblo rebelde, mandándolo al destierro en Babilonia y permitiendo que la tierra se recuperara de tanta maldad (2 Cr. 36:17-21). Durante varias décadas, con la ciudad de Jerusalén destruida, el templo quemado y la tierra de Judá arrasada, la esperanza de Israel prácticamente se difuminó (Ez. 37:11). Sin embargo, Dios todavía tenía propósitos de bien para su pueblo y su tierra, como anunció el profeta Jeremías (Jer. 29:10-14). Jerusalén y Judá seguirían siendo piezas clave en el desarrollo del plan de salvación. Setenta años después del destierro, el rey persa Ciro abrió la puerta para que los judíos pudieran volver a su patria (2 Cr. 36:22-23). Y así fue. Algunos grupos de judíos volvieron a Judá e intentaron retomar la vida nacional allí. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años de privación e inseguridad, sin ver completada la anhelada restauración de Jerusalén. Y es allí donde entra en la escena Nehemías, el copero de Artajerjes, rey de Persia.

Imagen relacionada

El libro de Nehemías nos presenta con un ejemplo dramático de lo que Dios puede hacer en situaciones muy difíciles y desesperadas por medio de una persona de fe y de visión, utilizada por el Señor para entusiasmar a otros. Los episodios que contiene hablan de sucesos que ocurrieron hace casi dos mil quinientos años, y sin embargo tiene nuna relevancia impresionante para el pueblo de Dios en nuestros días.El desánimo, la pasividad y la apatía que marcaban la nación judía en los tiempos de Nehemías se reproducen de forma evidente en las iglesias cristianas del momento actual. Sin embargo, este libro nos recuerda que Dios puede levantar a siervos suyos con visión y dones de liderazgo como Nehemías, para traer nueva esperanza y fomentar un mayor compromiso con la obra de Dios. Por encima de todo, éste es un libro que nos habla constantemente de un Dios que es también nuestro Dios, el Dios inmutable que sigue siendo capaz de transformar situaciones de estancamiento espiritual en realidades de renovación y gran bendición, el Dios que controla la historia, contesta la oración, pelea por su pueblo, impacta con su palabra y responde cuando su pueblo se arrepiente y confiesa su pecado. ¡Qué nuestro estudio del libro de Nehemías sirva para que le conozcamos más y deseamos servirlo de todo corazón!

Preguntas para la exégesis del pasaje.

  1. ¿Qué clase de escrito es éste? ¿Qué normas nos pueden ayudar en la investigación de este género literario?
  2. ¿Cuál es el contexto histórico del pasaje? ¿Qué otros libros del Antiguo Testamento echan luz sobre los acontecimientos que nos cuenta Nehemías?
  3. ¿Cómo nos ayuda el contexto histórico a comprender el desarrollo de los acontecimientos?
  4. ¿Cuál es el contexto literario? ¿Qué relación existe entre este capítulo y el resto del libro?
  5. ¿Cuál es el escenario al comenzar el libro? ¿Qué personajes aparecen en el pasaje? ¿Qué acciones realizan?
  6. Al observar y leer atentamente el pasaje, ¿encontramos palabras clave, detalles importantes, repeticiones, comparaciones o contrastes que llaman la atención?
  7. ¿Cuál es el argumento del capítulo? ¿Cuál es el punto de vista del narrador?
  8. ¿Cuál es la estructura del pasaje? ¿Qué etapas aparecen en el desarrollo del relato? Haz un bosquejo del capítulo, dividiéndolo en secciones y resumiendo su contenido.
  9. ¿Cuál fue la idea central que el autor quiso comunicar a sus primeros lectores? Intenta resumirla en una sola oración en tiempo pasado: El autor quiso transmitir a sus lectores que…
  10. ¿Cuál es la verdad universal o principio teológico que subyace en este pasaje? Redacta una frase corta pero claro que lo define.

Preguntas relacionadas con la exposición del pasaje.

  1. A la luz de lo descubierto en la etapa de exégesis, ¿cuál sería el énfasis central de tu mensaje?
  2. ¿Cómo lo vas a comunicar a los oyentes? Elabora un título o una frase que resume este énfasis principal.
  3. Como resultado de escuchar tu exposición del pasaje, ¿qué es lo que quieres que tus oyentes entiendan, sientan y hagan? Asegura que el impacto de tu mensaje refleje el impacto que el autor del texto bíblico quiso lograr en sus lectores.
  4. Elabora un bosquejo para tu exposición, priorizando una estructura y unos encabezados que sean sencillos, coherentes con el texto, ilustrativos del desarrollo del argumento, y fáciles de comprender y recordar.
  5. Realiza un debate con tus compañeros del círculo sobre los distintos bosquejos que habéis elaborado.
  6. Dedica tiempo a reflexionar sobre la manera de aplicar el mensaje central de tu exposición a tu audiencia de forma pertinente y relevante.

Timoteo Glasscock

3 Replies to “Artículo “Introducción al estudio de Nehemías 1:1-11””

    1. Hola, estas formaciones son presenciales. No obstante puedes encontrar mucho material y recursos en esta web 😉

Leave a Reply to Paola Andrea Ocampo Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *