Base Doctrinal


En tanto que cristianos evangélicos, aceptamos la Revelación del Dios único en tres personas (Padre, Hijo y Espíritu Santo) en las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento, y confesamos la fe histórica del Evangelio que se proclama en sus páginas. Afirmamos, por consiguiente, las doctrinas que consideramos decisivas para comprender la fe y que deben expresarse en amor, en el servicio cristiano práctico y en la proclamación del Evangelio:

  1. La soberanía y la gracia de Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo en la creación, la providencia, la revelación, la redención y el juicio final.

  2. La Biblia es la Palabra de Dios, escrita por hombres divinamente inspirados y por tanto libre de error en sus escritos originales (2ª Ped 1:21; 2 Tim 3:16). Creemos que la Biblia tiene suprema autoridad en cuestiones de fe y moral y que ella misma es la norma infalible para su propia interpretación.

  3. La pecaminosidad universal y la culpabilidad del hombre caído que acarrea la ira de Dios y la condenación.

  4. El sacrificio vicario del Hijo de Dios encarnado, único fundamento suficiente de redención de la culpabilidad y del poder del pecado, así como de sus consecuencias.

  5. La justificación del pecador solamente por la gracia de Dios, mediante la fe en Cristo crucificado y resucitado de los muertos.

  6. La obra de Dios el Espíritu Santo quien ilumina, regenera, mora en el creyente y lo santifica.

  7. El sacerdocio de todos los creyentes que, en la unidad del Espíritu Santo, constituyen la Iglesia universal, el Cuerpo cuya Cabeza es Cristo, comprometidos por el mandamiento de su Señor a la proclamación del Evangelio en todo el mundo y al servicio de amor en el seno de la sociedad.

  8. La esperanza del retorno visible de nuestro Señor Jesucristo en poder y gloria, la resurrección de los muertos y la consumación del Reino de Dios.