“Círculos de predicadores en tiempos de Coronavirus” Encuentro virtual

El pasado sábado 23 de enero tuvo lugar el encuentro virtual de coordinadores de círculos de predicación a nivel nacional. Debido a las actuales circunstancias de pandemia, el encuentro fue virtual por medio de la plataforma Zoom. En él nos encontramos hermanos de toda España, Perú y EE.UU. En el encuentro llegaron a haber 108 conexiones y fue una alegría ver hasta cinco pantallas repletas con las caras de hermanos de diferentes lugares de España y del mundo.

Imagen realizada durante el encuentro virtual

La reunión fue introducida por Francisco Mira, pastor de la Iglesia Bautista de Gracia (Bcn) y Presidente del Taller de Predicación, que citó 2 Tim. 2:2; 15. Según nos decía, este encuentro es útil, precisamente, para seguir formándonos en el objetivo de “usar bien la palabra de verdad”. Para esto mismo Francisco nos animó, no solamente a no quedar detenidos por la situación de pandemia, sino a que podamos iniciar decenas de nuevos círculos de predicación. De hecho, este fue uno de los objetivos principales del encuentro, dar impulso a los círculos.

Posteriormente compartieron sus experiencias de círculos de predicación virtuales diversos hermanos de la geografía española. Gabriel Penalva, de uno de los círculos de Barcelona, nos hablaba de la calidez de poder compartir, saludar, hablar y formarnos juntamente con los hermanos también por medio de Zoom. Josué García, hermano perteneciente a los círculos de Canarias, nos hablaba del “macrogrupo” que se ha formado en aquella región. Nos decía con alegría que el 26 de noviembre, en su encuentro, hubo 95 participantes. Por su parte, el hermano Esteban Rodeman, de Madrid, nos habló del reto que ha supuesto la nueva situación, pero también de la bendición que ha resultado de la misma y nos animaba a seguir persistiendo en este ministerio.

Posteriormente pudimos escuchar a Alex Chiang, colaborador de Langham en América Latina. Aprovechó la ocasión para compartir recursos para los círculos de predicación a distancia (https://www.langhampredicacionla.org/). En lo que a la predicación se refiere, Alex se basó en Mateo 4:1-11. Por medio del texto nos quiso transmitir la importancia de predicar la Palabra. Esto lo hizo desde tres ángulos distintos; enfatizando la importancia de la propia predicación, estableciendo la importancia de predicarla fielmente y, finalmente, indicando la importancia de aplicar la palabra en forma efectiva y adecuada.

Alex Chiang

Puedes ver la predicación aquí:

Seguidamente todos participamos en minigrupos en los que estuvimos desarrollando la herramienta básica para la evaluación de predicaciones. Cada uno de los grupos intentó enfatizar una de las tres áreas recogidas en la hoja; fidelidad, pertinencia y claridad. Después tres de los grupos compartieron sus conclusiones. En todo ello pudimos ver la rica diversidad de perspectivas que nos pule y edifica mutuamente.

Finalmente, Francisco Mira hizo la presentación del nuevo libro editado por el Taller de Predicación para el 2021, “La palabra sorprendente”. Es este un recurso que, juntamente con los ya editados anteriormente, seguro será de bendición para nuestro crecimiento y ministerio.

Fue un buen momento de encuentro, mutua bendición y formación en el que pudimos tomar ánimo para seguir estudiando la Palabra. Al mismo tiempo nos infundió ánimo para continuar con un ministerio que nos enriquece a nosotros mismos y a nuestras iglesias. El Señor bendice cualesquiera que sean las circunstancias (Ro. 8:28) y lo pudimos ver y vivir en primera persona.

La Palabra Sorprendente

¿Tiene Dios algo que decir sobre la economía, la pandemia o la sexualidad? Y, si Dios quiere decirnos algo sobre la política, la identidad sexual o los refugiados, ¿a dónde acudiríamos para oírle? ¿Se nos ocurriría pensar que nos hablaría a través de una predicación expositiva de un pasaje de la Biblia? Demasiadas personas piensan que la Biblia es irrelevante para el mundo actual, en parte porque demasiadas predicaciones no cruzan el puente desde el mundo bíblico al mundo actual.
La Palabra sorprendente: Modelos de predicación expositiva contemporánea

Los autores de este volumen comparten la convicción de que la Palabra de Dios siempre es pertinente, lo que significa que cualquier tema se pueda abordar desde una acertada exposición de un pasaje bien seleccionado de la palabra de Dios. El gran reto en la predicación es hallar ese nexo natural entre el texto bíblico y nuestras circunstancias actuales. Pero, si tenemos problemas para verlo, el problema no está en el texto, sino en nosotros, en nuestra visión del texto.

Es fácil comprobar que una búsqueda en la Biblia de palabras o frases como “economía” o “política” o “identidad sexual” no da como resultado ningún pasaje que aborde razonablemente estas cuestiones. ¿Significa esto que Dios no tiene nada que decirnos sobre ellas? ¡En absoluto! Aquí es donde los predicadores auténticamente expositivos se convierten en don de Dios para sus iglesias. Muestran a sus congregaciones dónde encontrar lo que Dios nos quiere decir sobre estas cuestiones. Primero, realizan una exégesis cuidadosa de pasajes bíblicos relevantes para extraer correctamente los principios que el primer autor quiso transmitir. Luego, viene quizás la parte crítica del proceso, hacer una aplicación que surja de natural del texto, y a la vez que sea pertinente en el contexto actual, que es diferente al que imperaba en el tiempo del escrito bíblico, pero que tenga un punto real de conexión con aquel. Aquí reside buena parte del arte de la predicación expositiva. Bajo la guía del Espíritu Santo, encontrar ese “paralelo entre las circunstancias en las que se escribió el pasaje y las que existen en la actualidad”. Luego queda expresar estas enseñanzas y aplicaciones en lenguaje sencillo, llano y actual. Veremos en este volumen doce ejemplos de este proceso, ¡pero no son un calco unos de otros!

El libro se inicia con las exposiciones de Jaume Llenas y Francisco Mira sobre pasajes de Génesis 1 y 2. Juntas, las dos exposiciones de estos pasajes aportan una buena base de teología de la gracia común, como resultado de la creación de Dios, un aspecto frecuentemente ausente de muchas predicaciones evangélicas. Jaume Llenas resalta el valor del Trabajo, semblanza familiar con Dios. Y Francisco Mira expone el capítulo Estaban desnudos y no se avergonzaban. El título refleja bien el tono de la exposición: “Una visión bíblica siempre tendrá una perspectiva gozosa y rica de la sexualidad”. Quizás no nos hayamos sorprendido de poder hacer aplicaciones contemporáneas de los primeros capítulos de Génesis, pero ¿de Levítico? Joaquín Hernández nos ayuda a ver que La buena economía de Dios en Levítico 25 “desafía tanto al capitalismo como al comunismo”; ¡incluso provee un mecanismo de regularización de precios de compra-venta para evitar abusos! Una vez que un buen expositor ha dividido un pasaje, nos puede parecer que no podría haber otra división, por la claridad de sus encabezamientos y su evidente correspondencia con la secuencia del pasaje. Esto ocurre con la exposición de La corrupción en la vida pública visible en 1 Reyes 21 hecha por Timoteo Glasscock. Una vez que Pablo Martínez nos ha mencionado que el Salmo 91 puede haber sido compuesto en medio de una epidemia de peste, cobra especial pertinencia en un mundo azotado por la COVID-19. Esta hermosa exposición lleva al creyente atribulado y atemorizado a fijarse en cómo es su Dios y cuáles son las promesas que Dios le ha hecho. Esto estimula su confianza en Dios y así La confianza triunfa en la pandemia. La versión NVI usa la palabra “refugiado” en Isaías 16:4 y esto nos ayuda a entender la situación original y ver que nos habla de La crisis de refugiados y Dios, explica Andrés Reid. Es curioso ver cómo un mejor entendimiento del contexto histórico original no nos distancia del mundo actual, sino que nos acerca a las situaciones de los refugiados que huyen de conflictos bélicos en el siglo XXI. A veces, la clave para realizar aplicaciones naturales y pertinentes está en el discernimiento del expositor para ver que hay determinada palabra o detalle en el texto que proporciona un punto desde el que se puede tender el puente a una situación análoga en el presente. La exposición de Stuart Park de Jesús y la identidad de género no puede ser un tema más pertinente en nuestra sociedad tan angustiada y desorientada en esta área de la sexualidad. Las parábolas de Jesús siempre fueron “palabra sorprendente” para sus oyentes. En la exposición de Lucas 18:9-14 bajo el título Jesús y la religiónJosé Moreno nos muestra cómo el buen uso de herramientas hermenéuticas apropiadas para interpretar la parábola del fariseo y el publicano nos permite volver a sentir el impacto sorprendente que recibieron sus primeros oyentes. Luis Fajardo en su exposición de Juan 14:1-6 ejemplifica cómo la buena aplicación procura no quedar invalidada por caer en la exageración o en la incomprensión. Escribe con claridad sobre un tema tan actual como Jesús y el pluralismo. Cualquiera que piense que una predicación expositiva está condenada a ser aburrida, ceñida a lenguaje religioso y difícilmente entendible por gente secularizada, seguramente cambiará de opinión una vez haya leído la exposición Los indicios de Dios en la naturaleza hecha por Hélder Favarin. En un lenguaje llano y sencillo y sin jerga religiosa, explica lo que el oyente necesita entender si no asiste regularmente a los cultos de una iglesia evangélica. La exposición de Andrés Birch nos muestra el aspecto cristocéntrico de la aplicación. No es casualidad que pusiera por título a su exposición Hacer política a la sombra de la cruz porque es allí donde él nos quiere llevar. La ilustración es una cualidad muy infravalorada en la predicación, y quizás en demasiadas predicaciones expositivas. ¡Pero Esteban Rodemann es otro predicador que encarna bien este arte! En su mensaje nos propone unos principios generales de acercamiento a la literatura apocalíptica antes de abordar el texto en sí y no se olvida de ir sacando aplicaciones de La esperanza cristiana (Apocalipsis 21:1-8).

El lector podrá evaluar hasta qué punto los doce autores han logrado el objetivo de mostrar cómo los pasajes desprenden aplicaciones naturales y pertinentes, y a la vez cómo, juntas, ayudan a declarar “todo el consejo de Dios” (Hechos 20:27).

Si quieres conseguir este libro, puedes hacerlo a través de la editorial Andamio aquí.

* Extracto de la introducción de La Palabra sorprendente, Andrés Reid

La Palabra sorprendente, editado por Andrés Reid y Francisco Mira

1. El trabajo, semblanza familiar con Dios. Gn. 1:26-2:25 Jaume Llenas
2. Estaban desnudos y no se avergonzaban. Gn. 1:27-31; 2:18-25 Francisco Mira
3. La buena economía de Dios. Lv. 25:1-24 Joaquín Hernández
4. La corrupción en la vida pública. 1 R. 21:1-19 Timoteo Glasscock
5. La confianza triunfa en la pandemia. Sal. 91 Pablo Martínez
6. La crisis de refugiados y Dios. Is. 15:1-16:14 Andrés Reid
7. Jesús y la identidad de género. Mt. 19:3-12 S. Stuart Park
8. Jesús y la religión. Lc. 18:9-14 José Moreno
9. Jesús y el pluralismo. Jn. 14:1-6 Luis Fajardo
10. Los indicios de Dios en la naturaleza. Hch. 14:15-17 Hélder Favarin
11. Hacer política a la sombra de la cruz. Ro. 14:1-15:6 Andrés Birch
12. La esperanza cristiana. Ap. 21:1-8 Esteban Rodemann

Boletín de Círculos de Predicadores Nº 59

Año Nuevo, vida nueva?

Despedimos el año 2020 con muchas ganas de dejar atrás las malas experiencias vividas y con la esperanza que este año fuese mejor. De momento parece que nuestras espectativas no se están cumpliendo: asalto al Capitolio, temporales y una pandemia en aumento.

Así que nuestra labor de transmitir esperanza a un mundo desesperado y una iglesia quizás un tanto deprimida y en una situación inesperada por tanto tiempo.

Fuente: pixabay

Por ello, os compartimos un par de artículos que os pueden ser de ayuda.

Cuatro necesidades espirituales ( 2ª Crónicas 6: 40-42)

Esta oración del rey Salomón hace referencia a nuestras necesidades más profundas, es de una belleza y esperanza incomparables ¡Somos seres creados, necesitamos vivir conforme al propósito para el que fuimos creados, para adorar y amar a Dios. En comunión con Dios.

Para leer el artículo completo haz clic aquí

Aviva tu obra en medio de los tiempos (Habacuc 2:20-3:1-2)

¿Es un juicio de Dios la crisis sanitaria, económica, social y espiritual causada por el covid 19?. Muchos piensan que sí, y seguramente no les faltan razones, pero lo cierto es que no podemos tener la seguridad absoluta por más que argumentemos, esa afirmación sólo la puede realizar y revelar el Señor. Eso fue lo que hizo con toda nitidez al dar a conocer al profeta Habacuc, que los caldeos serían instrumentos de un severo juicio de Dios hacia su propio pueblo: Israel.

Para leer el artículo completo haz clic aquí

Aviva tu obra en medio de los tiempos (Habacuc 2:20-3:1-2)

¿Es un juicio de Dios la crisis sanitaria, económica, social y espiritual causada por el covid 19?. Muchos piensan que sí, y seguramente no les faltan razones, pero lo cierto es que no podemos tener la seguridad absoluta por más que argumentemos, esa afirmación sólo la puede realizar y revelar el Señor. Eso fue lo que hizo con toda nitidez al dar a conocer al profeta Habacuc, que los caldeos serían instrumentos de un severo juicio de Dios hacia su propio pueblo: Israel.

El profeta entró en conflicto, después de orar y expresar su desconcierto delante de Dios, empezó a comprender y llegó a hacer una de esas afirmaciones que han quedado grabadas en la memoria del pueblo de Dios: ¡Aviva tu obra en medios de los tiempos!

Una de las cuestiones que antes de esta crisis nos planteábamos era: ¿Quién y qué puede cambiar la situación espiritual de Europa?. Ahora con el coronavirus se torna todavía más relevante y necesaria, y debería ser uno de los principales motivos de oración y con el mismo espiritu de Habacuc decimos: ¡¡¡Señor, que esta crisis pueda significar un cambio de actitud espiritual en nuestro continente¡¡¡

1.- El Señor está en su Santo Templo (2:20)

Nuestro Dios es único. Es un Dios vivo, es Espíritu, invisible, pero activo en la historia.

Es un Dios que nos ha creado, que nos ha amado, que ha hablado. Nuestro Dios habita en Santidad, es santo y solo en santidad podemos acercarnos a Él. Todos nosotros ante El debemos callar, honrarle, reverenciarle.

Que importante es reconocer a Dios, en su Santidad y callar delante de Él.

2.- La oración del siervo del Señor (3:1)

Cuando somos conscientes de Su grandeza, de su majestad, de su perfección, de su bondad.

Entonces oramos, desde una posición de siervos, necesitados de Él, oramos. Nos dirigimos a Él en oración, y derramamos nuestra alma en su presencia. Tener un Dios que habita en Santidad, es siempre un motivo de esperanza.

Porque el Señor es quién es, podemos orar por nuestro continente y Europa, pueden tener esperanza.

3.- La Palabra del Señor (3:2a)

Que privilegio tan enorme, el Señor además de la oración nos da su Palabra. Poder oír, escuchar la Palabra del Señor, es algo único, transformador.¿Cómo debemos reaccionar ante la Palabra de Dios? Dependerá de nuestra situación espiritual. Si es la de desobediencia de Dios, como era este momento del pasaje: Temí.

La Palabra de Dios es una espada de dos filos, penetra hasta los tuétanos, ¿quién la podrá resistir? Europa debería temer la Palabra del Señor, quién no responda, quién ignore su Palabra se enfrenta a un futuro terrible, peor que la muerte… la segunda muerte.

4.- Aviva tu obra en medio de los tiempos (3:2b)

No hay nada más hermoso, significativo y consolador que la Obra que el Señor hace.

La historia humana está llena de esperanza porque Dios tienen un propósito para nosotros.

Que importante es que dejemos que Dios actúe.

Qué importante es que oremos para que Dios actúe.

Qué importante es que escuchemos la Palabra de Dios.

La Obra de Dios tiene que ser revelada por Él, el verdadero conocimiento surge de su Palabra.

La Obra de Dios tiene que ver con su amor y misericordia: de tal manera amó Dios al Mundo…

¿Quién puede cambiar la situación espiritual de Europa?

¡Aviva tu obra en medios de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer!

Francisco Mira.

Cuatro necesidades espirituales ( 2ª Crónicas 6: 40-42)

Esta oración del rey Salomón hace referencia a nuestras necesidades más profundas, es de una belleza y esperanza incomparables ¡Somos seres creados, necesitamos vivir conforme al propósito para el que fuimos creados, para adorar y amar a Dios. En comunión con Dios.

1. Necesitamos la Presencia de Dios en nuestras vidas. v. 41a. Dios habita en su Reposo

La Presencia de Dios es la Iniciativa de Dios en nuestras vidas: Levántate Señor y Dios¡¡¡

La Presencia de Dios nos dará Descanso cada día de nuestra vida.

En la presencia de Dios hallamos el poder de Dios para vencer al Pecado, al Diablo y al Mundo.

2. Necesitamos la Salvación de Dios en nuestras vidas. v. 41b. Sacerdotes

La salvación de Dios implica Revestirnos, un proceso, una transformación profunda.

La Salvación de Dios tiene como fin la Santidad y perfección de nuestras vidas…eso es posible en Cristo.

3. Necesitamos la confianza absoluta en la Bondad de Dios. v. 41c. Tus santos

Dios es Bueno y Dios es Fiel. Su carácter nos marca, es modelo para nosotros.

Un llamado a vivir fielmente, fidelidad implica inevitablemente sacrificio y entrega.

Un llamado a vivir gozosamente en la Bondad de Dios, aun a pesar de las pruebas.

4. Necesitamos la Comunión con Dios. v. 42.

Reconocimiento de su Señorío. Dios es Señor.

La Comunión con Dios se restablece en Jesucristo. Descansa en ese acto supremo de Aceptación.

Conclusión y aplicación:

En una sociedad que anhela espiritualidad pero que no vive espiritualmente, necesitamos profundizar y crecer en nuestra vida de oración.

En una sociedad en crisis, desorientada, superficial necesitamos de la oración, basada en el conocimiento real y profundo de Dios, que nos de fuerzas y fundamento para agradar a Dios, trabajar duro, vivir sencillamente, hacerlo todo esto con esperanza, sabiendo que tiene sentido.

Si meditamos en esta oración, si vivimos con esa perspectiva espiritual, nuestra vida personal, familiar y eclesial se verá positivamente inspirada y seremos motor de transformación en una sociedad que necesita desesperadamente auténtica espiritualidad.

Francisco Mira

Esperanza para el año 2021

Vaya año ha sido el 2020. No es necesario que hagamos un repaso de las dificultades, pruebas, tristezas y prolongadas pruebas que hemos experimentado a lo largo del año, de todos son conocidos. Pero también ha sido un año de enormes nuevas oportunidades. Tantas iglesias han descubierto nuevas herramientas para que el mensaje del evangelio llegue mucho más allá, a muchas personas que antes de llegar la pandemia no asistían a los locales de nuestras iglesias.

                  En Taller de Predicación nos ha ocurrido otro tanto. Se han celebrado excelentes encuentros regionales virtuales como el que se llevó a cabo en Canarias en abril. Diversos círculos han descubierto que la asistencia a una convocatoria virtual puede ser incluso mayor que la presencial y se han relanzado en Barcelona y Madrid. Hemos descubierto nuevas maneras de trabajar en círculos virtuales simultáneos en salas paralelas zoom. Y levantando la vista ¡pensemos en cuantas miles de personas han escuchado mensajes evangélicos por Youtube, Facebook o en pequeños videos pasados por whatsapp!

                  No obstante, estamos cansados. Y si somos sinceros, un poco preocupados. ¿Cuánto va a durar todo esto? La noticia del inicio de la campaña de vacunación es seguida enseguida por otra noticia del brote de nuevas cepas y variantes y parece que esto nunca se acaba. 

                  Es en ese contexto que la oración del apóstol Pablo recogida en Romanos 15:13 me parece tan preciosa  “Que el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Rom 15:13).

                El Dios de la esperanza ¿No es un título hermoso? Hay tantos títulos que se le dan a Dios, y que Él usa para darse a conocer en la Escritura. ¿Hay algunos que son favoritos tuyos? Siempre ha resonado conmigo el nombre que usó Agar, la sierva de Abram: “El Dios que me ve”(Gen 16:13). En todas las circunstancias que hemos pasado en este año 2020 Dios nos ha visto. Acordémonos que Agar vivió peligro, necesidad, envidia y abuso, pero a raíz de la experiencia que vivió con Dios concretó un nuevo nombre para él: El Dios que me ve.  También me encanta el Salmo 68:19 en la traducción LBLA: “el Señor, que cada día lleva nuestra carga” ¿No ha sido tu experiencia en este año?

                  ¿Qué necesitamos de cara al 2021? ¿No es esperanza?  Pues sí, pero ¿de dónde nos vendrá? No es “lo último que se pierde”, como si fuera la esperanza la esencia de la vida humana. No, la esperanza viene del Dios de la esperanza, es producida “por el poder del Espíritu Santo”. Pablo pide que “abundemos en esperanza”. Pablo ora que sus lectores (y nosotros) desbordemos esperanza, como si una fuente interna de aguas vivas brotara, les llenara y fluyera para suplir la necesidad y desesperanza de los demás.

                  Y si pensamos que en nuestras circunstancias, en esta pandemia es imposible abundar en esperanza, acordémonos que entre los recipientes de las cartas de Pablo estaban esclavos creyentes para quienes su día a día era muy difícil y desesperanzador. Además Pablo escribe en el mundo greco Romano del primer siglo que fue sacudido por oleadas de diversas epidemias.

El sociólogo Rodney Stark sugiere que fue en esos períodos que crecían más rápidamente las iglesias cristianas primitivas. Para asombro de sus conciudadanos no huían como ellos, dejando atrás a los enfermos. Más bien, habiendo encontrado remedio para su temor a la muerte, podían servir a los demás en amor. Si morían ¿no pasarían a estar con Cristo, lo que es muchísimo mejor?  ¿Cómo podían tener el mismo temor que sus conciudadanos? Esa combinación de esperanza y de espíritu de servicio abnegado a los demás no se podía encontrar en el mundo Romano fuera de los cristianos.

                  El secreto entonces es lo que creemos y en quién creemos. Lo confirma Pablo en su oración. Es “al creer” que se nos llena de todo gozo y paz. Es lógico, el gozo y la paz son aspectos del fruto del espíritu que nacen de nuestra fe en Cristo. 

Pero si la clave entonces para tener esperanza de cara al 2021 es creer en las promesas de Dios, entonces surge la pregunta del millón. Esa pregunta tan retadora que Pablo también lanza en esta misma epístola a los Romanos ¿cómo creerán … sin haber quien les predique? Rom 10:14 No ha habido mejor momento para predicar. Porque la gente está desesperanzada y angustiada. Y porque tenemos un mensaje de esperanza, un mensaje de parte del Dios de la esperanza, un mensaje de vida eterna para aquellos que se arrepienten y creen en Cristo. Hermano y hermana, aviva el don que está en ti y “que el Dios de la esperanza te llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundes en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Rom 15:13).

Andrés Reid

Boletín de Círculos de Predicadores Nº 58

Unas Navidades difíciles

Ya estamos cerca de las fiestas de Navidad. Pero en esta ocasión van a ser unas navidades difíciles. En algunas casas faltará algún familiar, en otras habrán dificultades económicas o un futuro incierto, y en casi todas no podremos reunirnos toda la familia a causa de las restricciones sanitarias.

Un Papá Noel metido en una bola de plástico para cumplir las medidas sanitarias anticovid saluda a unos niños en Aalborg (EFE). Fuente: La Vanguardia 17/11/2020

Desde el púlpito, y desde otros lugares, tenemos la ocasión de transmitir consuelo y esperanza, y recordar que el verdadero propósito de la Navidad es muy superior al de una simple celebración con regalos, adornos y encuentros familiares. Además, podemos alentar a nuestros hermanos a ser agentes de luz y esperanza en medio de la oscuridad y desesperanza que nos rodea.

Por ello, haremos bien en afilar bien nuestras herramientas para preparar mensajes que sean fieles a la Palabra de Dios, relevantes al momento que nos toca vivir y claros para que los podamos aplicar a nuestra vida.

Os compartimos en esta ocasión dos ejemplos de predicación para dar consuelo y ánimo en estos momentos difíciles.

Aprovechamos la ocasión para felicitaros una Feliz Navidad y desearos que el Señor os bendiga en el nuevo año que viene.

Jaume Sagués

Qué bueno es tener a Dios en nuestras vidas (Salmo 27)

La Palabra de Dios enriquece, nutre nuestras vidas y además nos da una perspectiva de un valor incalculable. Cuando estamos inmersos en nuestro día a día, con nuestras responsabilidades familiares, laborales, económicas, y de forma excepcional con toda la incertidumbre que esta crisis sanitaria nos está deparando, todo ello a menudo bajo presión, que bueno es saber que Dios es la referencia, la brújula de nuestras vidas.

Para leer el artículo completa, haz click aquí

Francisco Mira

Un ejemplo de vida, madurez, sabiduría y oración ( 1º Samuel 30: 1-7)

Desde que descubrí este pasaje, puedo decir que es uno de los que más me ha impresionado, y a la vez, más me ha ayudado en mi vida.

Quisiera destacar cuatro ideas que puedan inspirarnos y animarnos en el día a día, cuando la adversidad aparece.

Para leer el artículo completa, haz click aquí

Francisco Mira

Un ejemplo de vida, madurez, sabiduría y oración (1º Samuel 30:1-7)

Desde que descubrí este pasaje, puedo decir que es uno de los que más me ha impresionado, y a la vez, más me ha ayudado en mi vida.

Quisiera destacar cuatro ideas que puedan inspirarnos y animarnos en el día a día, cuando la adversidad aparece.

No podemos evitar vivir en un mundo imperfecto (v. 1-2)

Hay violencia, injusticia, accidentes, conflictos, enfermedades, ladrones, pérdidas…

No podemos evitar las adversidades (v. 3-6a)

El pueblo de Dios no está exento, aún el ungido de Dios, David, fue perseguido injustamente…A veces las adversidades aparecen varias, una tras otra, seguidas, y parece que todo se viene abajo y nos derrumbamos…

En ocasiones la incomprensión procede del mismo Pueblo de Dios, los hermanos no nos entienden, nos culpan…

Podemos fortalecernos en Dios (v. 6b)

¿En quién debe estar nuestra confianza? ¿En quién debemos fortalecernos?

Cuando todo alrededor se tambalea, miremos a Dios.  Vez tras vez, sin desanimarnos.

Esta es la mejor decisión: Mas David escogió, decidió. Tenemos responsabilidad.

Podemos orar y pedir dirección a Dios (v. 7, 18)

¿Fue eso todo lo que hizo David? ¿Qué otra decisión tomó?

Orar, consultar a Dios: que expresión más hermosa. Desarrolló intimidad en la presencia de Dios. Su petición fue específica, concreta. Qué importante es no perdernos en generalidades. Después de consultar, se pone en marcha, obedece, la respuesta no es mágica y vemos cómo Dios responde de manera afirmativa y maravillosa (v. 18).

Francisco Mira

Qué bueno es tener a Dios en nuestras vidas (Salmo 27)

La Palabra de Dios enriquece, nutre nuestras vidas y además nos da una perspectiva de un valor incalculable. Cuando estamos inmersos en nuestro día a día, con nuestras responsabilidades familiares, laborales, económicas, y de forma excepcional con toda la incertidumbre que esta crisis sanitaria nos está deparando, todo ello a menudo bajo presión, que bueno es saber que Dios es la referencia, la brújula de nuestras vidas.

El salmista lo expresa de forma muy hermosa y convincente, meditemos en las ideas que David nos comparte inspirado por el Espíritu santo.

Dios es lo más importante en mi vida (v. 1-3)

  • Dios es mi Luz. Sin El viviríamos a oscuras, a tientas, la luz aumenta la visión.
  • Dios es mi Salvación. Sin El viviríamos perdidos, desorientados, sin esperanza.
  • Dios es mi Seguridad: Sin El sucumbiríamos al temor, a la inseguridad.

Dios es lo más hermoso de mi vida (v.4-6)

  • Una cosa he pedido y buscaré: Estar en Su presencia todos los días.
  • Para contemplar su hermosura, que importante detenernos y meditar en Su carácter.
  • Para orar en su presencia, compartir con el la vida, desarrollar nuestra amistad con El.

Dios y nuestras oraciones (v. 7-11)

Las oraciones son claves en nuestra relación con Dios, David tenía muy claro que era orar.

  • Buscar el rostro de Dios: esta es la dimensión de la adoración, Dios es majestuoso.
  • Aparta tu ira oh Dios: esta es la dimensión de la confesión, cuanta necesidad de perdón.            
  • Dios, has sido mi ayuda: esta es la dimensión de la petición, cuatro grandes áreas:
    1. No me dejes: la necesidad de su presencia en nuestra vida.
    2. Enséñame tu camino: la necesidad de dirección en nuestra vida.
    3. Guíame por sendas de rectitud: la necesidad de santidad en nuestra vida.
    4. Líbrame de mis enemigos, aflicciones: la necesidad de protección.

Dios es bueno (v. 13-14)

Concluye con una afirmación muy profunda, con grandes implicaciones prácticas:

  1. Confiar en Dios: creer en su bondad aquí y ahora.
  2. Aguardar a Dios: Serenidad, descansar en el Señor.
  3. Esforzarnos en Dios: vivir y trabajar renovada y excelentemente.
  4. Esperar en Dios: desarrollar una visión esperanzada de la vida.

Que este salmo nos estimule a reconocer la bondad de contar con Dios en nuestras vidas.

Francisco Mira