Cuatro necesidades espirituales ( 2ª Crónicas 6: 40-42)

Esta oración del rey Salomón hace referencia a nuestras necesidades más profundas, es de una belleza y esperanza incomparables ¡Somos seres creados, necesitamos vivir conforme al propósito para el que fuimos creados, para adorar y amar a Dios. En comunión con Dios.

1. Necesitamos la Presencia de Dios en nuestras vidas. v. 41a. Dios habita en su Reposo

La Presencia de Dios es la Iniciativa de Dios en nuestras vidas: Levántate Señor y Dios¡¡¡

La Presencia de Dios nos dará Descanso cada día de nuestra vida.

En la presencia de Dios hallamos el poder de Dios para vencer al Pecado, al Diablo y al Mundo.

2. Necesitamos la Salvación de Dios en nuestras vidas. v. 41b. Sacerdotes

La salvación de Dios implica Revestirnos, un proceso, una transformación profunda.

La Salvación de Dios tiene como fin la Santidad y perfección de nuestras vidas…eso es posible en Cristo.

3. Necesitamos la confianza absoluta en la Bondad de Dios. v. 41c. Tus santos

Dios es Bueno y Dios es Fiel. Su carácter nos marca, es modelo para nosotros.

Un llamado a vivir fielmente, fidelidad implica inevitablemente sacrificio y entrega.

Un llamado a vivir gozosamente en la Bondad de Dios, aun a pesar de las pruebas.

4. Necesitamos la Comunión con Dios. v. 42.

Reconocimiento de su Señorío. Dios es Señor.

La Comunión con Dios se restablece en Jesucristo. Descansa en ese acto supremo de Aceptación.

Conclusión y aplicación:

En una sociedad que anhela espiritualidad pero que no vive espiritualmente, necesitamos profundizar y crecer en nuestra vida de oración.

En una sociedad en crisis, desorientada, superficial necesitamos de la oración, basada en el conocimiento real y profundo de Dios, que nos de fuerzas y fundamento para agradar a Dios, trabajar duro, vivir sencillamente, hacerlo todo esto con esperanza, sabiendo que tiene sentido.

Si meditamos en esta oración, si vivimos con esa perspectiva espiritual, nuestra vida personal, familiar y eclesial se verá positivamente inspirada y seremos motor de transformación en una sociedad que necesita desesperadamente auténtica espiritualidad.

Francisco Mira

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *